Hoja informativa

Registrar en la hoja informativa

Me registro en la hoja informativa y desda ahora estoy informado de primero.
En el culo del mundo

En el culo del mundo

Publicar en Diario en 11-02-2018 Comentarios Sharing is caring
Con unos monóculos investigo el horizonte. Hasta a lo mas lejos no hay señal de vida. Solo unos arbustos y pastizales secos redondeados por cerros y nuestro camino polvoreado que pasa por entremedio. Mantengo mi celular al aire. No hay red. Que bueno. Hoy no hay Instagram, Facebook ni WhatsApp. Me siento en mi silla afuera, escucho el parloteo de Weking, Liesbeth y An que juegan una ronda de Rummikub y miro hacia el sol que esta apunto de desaparecer en el horizonte. Que maravilla es la vida en el culo del mundo.
Next photo
Previous photo

Familia de visita en el norte de Argentina. Navidad en Mendoza. De nuevo visitas mas al sur. Año nuevo en San Rafael en lo de Leo y Naty amigos de Weking y Liesbeth. Los últimos meses del 2017 se pasaron volando. Es el 2 de enero del 2018. El primer maratón del año arranca en la ruta 40 en el lugar donde terminamos el año pasado. Acá todo empieza de nuevo. Desde el punto de largada vemos sobre el Rio Diamante. Un poco mas adelante el rio se transforma en un embalse enorme. Algunos pescadores tiran su anzuelo al agua sin mirar para atrás mientras Weking y Zander, un primo de An que nos visita con su novia Karolien, pasan el dique hacia el túnel que traspasa la montaña. La luz en el fin del túnel nos manda a un nuevo mundo. Nuestros últimos tres meses de correr hacia el fin del mundo han comenzado oficialmente.

Con dirección a la Patagonia la vida se pone mas fina. Pueblos y ciudades están cada vez mas lejos el uno al otro. El camino que los une es aveces ripio destrozado y lavado. Corremos a pedo de Chile con los Andes que forman una frontera natural. “Nos tenemos que apurar” dice Weking mientras comienza a sus últimos 10 kilómetros del dia. “La tormenta a lo lejos se viene en nuestra dirección”. El señala hacia las nubes negras no tan lejos de nosotros. De vez en cuando sale un rayo que ilumina el cielo negro. La tormenta se acerca rápido. El clima en la Patagonia es impredecible. A la mañana sale el sol en un cielo totalmente despejado y a la tarde se cierra todo y estas en el medio de una tormenta. “Un poco pasando Malargüe cerraron la carretera. Demasiado peligroso”, nos cuenta un Argentino que va hacia el sur. “La 40 esta totalmente lavada en algunas partes. Algunos vehículos se quedaron clavados”. Algunos días atrás entramos corriendo Malargüe con un sol de verano juntos con los hermanos Becerra, campeones de la región, y a solo un maratón mas al sur te encontras con las cuatro estaciones del año. “Acordate que el clima puede cambiar rapidísimo por aquí” y sigue con su camioneta re cargada. “Suerte” se escucha a lo lejos mientras el vehículo acelera.

Siete Lagos y mochileros en grupitos

La temporada de verano esta llegando a su colmo. La ruta de los siete lagos esta esta llena de turistas. Este es otro tramo de la ruta 40 que es maravilloso. El camino va por bosques sin fin y a lo largo de lagos con aguas tan claras. Los bosques de pinos suben hasta llegar a los picos con nieve de las montañas. Se parece que estamos corriendo por Suiza, pero todo mas impresionante y grande y sobre todo mucho menos gente. A lo largo de la ruta esta lleno de mochileros que tratan de conseguir un lift hacia Bariloche. En grupitos están parados al los costados de la ruta con su dedo gordo al aire con la esperanza que algún alma buena los lleve aunque sea por unos kilómetros. En la Argentina viajar a dedo es un deporte nacional y una forma de viajar barato. Los mochileros, una nueva generación de hippies que le hacen buen uso al dedo. La mayoría no tiene ni un centavo y se ganan la vida haciendo joyas, como músico o artista en la calle y mientras tanto viajan por todo el pais. Son parte del patrimonio del pais con sus pelos típicos Argentinos.

Atrapados sobre una linea blanca

La Ruta 40 entre Bariloche y Esquel es estrecho que va por cajones angostos y de repente en valles abiertos. Cada dia masticamos valiente nuestros kilómetros. Aveces como si nada. Aveces con plomo en las piernas. Menos de 2.000 kilómetros nos divide de nuestra meta. Estoy atrapado en una linea blanca - la linea entre una banquina muy inclinada y profunda por la cual casi no puedo correr y el carril donde coches y camiones en grupitos de 5 a 10 me pasan volando.

A lo lejos bailan dos luces de un vehículo sobre la ruta. Se acercan rápidamente hacia mi dirección. El vehículo de las cuales son sobrepasa un vehículo. y después otro. Con el acelerador apretado hasta el fondo se anima para un tercero. Pero a unos metros frena a full y se mete de nuevo entre ellos. Ya lo siento. Como un rayo me pasa la camioneta gris a unos centímetros de atrás a cuerpo. Me pego un susto gigante, me voy a la banquina y me doblo el tobillo. “Hijo de puta”, grito mientras la camioneta desaparece detrás de la curva. Nuestro cuerpo ya no tiene esas reservas para amortiguar esas situaciones. Cada traspié lo sentimos en todo el cuerpo de cabeza hasta los pies.

El ultimo tiempo tenemos que tener mucho cuidado con el trafico. En la Argentina el trafico es peor que en Mexico, Centro America o Peru. Todos piensan que son pilotos de rally salen resbalando de las curvas y sobrepasan vehículos sin poder ver si viene un vehículo de frente. Ni si quiera nos dan unos centímetros de la ruta para correr. Aunque tienen todo el espacio del mundo para hacerse a un lado cuando nos pasan. Nos obligan a tirar nos a la banquina sin compasión encima nos tocan enojados bocina. Veo una pequeña camioneta al final de una fila de vehículos donde toda la familia esta saludando y alentando a full ya desde lejos. Esos momentos nos dan el coraje y fuerza para sobrevivir la próxima tormenta.

Guerreros Mapuches murmurando

Un muchacho sin remera con un pañuelo negro cubriendo su cara esta mirando fijamente hacia unos minutos a nuestra dirección apoyado en el otro lado del alambrado. Se pueden ver únicamente sus ojos. Desde nuestro camper vemos como nos mira sin mover ni una ceja quedando se a una distancia de nuestros campers. Aquí hay algo que esta mal. Querá asaltar nos? Esta solo o sus compañeros se esconden en los arbustos para después atacar nos todos juntos? Weking se dirige hacia el muchacho. “No te acerques o te tiro una piedra” dice el muchacho mientras le muestra la gomera. Sobre el cuero entre los dos elásticos hay una piedra enorme. “Tranquilo”, le contesta Weking. “Cual es el problema”? “Este es territorio Mapuche en conflicto y estamos en guerra con la policia y el estado Argentino. Ahora peleamos con la piedra pero de noche es con balas”.

Mapuche, traducido quiere decir gente de la tierra. Viven mas que nada en el sur de Argentina y Chile. Todavía hay aproximadamente unos 900.000 Mapuche indios, aunque eso no están seguro. Mientras la colonización de los Españoles se mezclaron bastante con la comunidad Mapuche así que no se save bien quien es pura sangre Mapuche y quien no. Hoy en dia los Mapuches están de nuevo mucho en los noticieros. Están en el medio de una pelea con el estado Argentino. La base de la pelea es un enorme pedazo de tierra en la Patagonia que esta en posesión de la marca italiana de ropa Benetton. Los Mapuches ocupan un pedazo del grupo Benetton, porque según ellos fue ilegalmente vendido. La ocupación ya se escalo varias veces en confrontaciones con los aplicables de la ley. Recientemente desapareció aquí Santiago Maldonado, un mochilero de Buenos Aires que simpatizaba con los Mapuches. Los Mapuches culpan a las autoridades del desaparición y dicen que lo mataron. Las autoridades dicen que no saben de nada y culpan a los Mapuches. La cara de Maldonado esta por todas partes aquí. Mantiene toda la Argentina con la pregunta. Donde esta Maldonado? Quien lo vio por ultima vez? Vive todavía? Mientras tanto existen un montón de teorías salvajes, pero aun no hay ninguna señal del hombre.

Weking trata de calmar al muchacho. Pero no hay caso. Sigue mirando fijamente. A su derecha aparece un muchacho con pañuelo blanco cubriendo la cara, y dicen que hay mas guerreros en los arbustos. “Queremos pasar la noche únicamente aquí”, intenta Weking por ultima vez. El pibe sigue contestando agresivamente. “No te puedo garantizar tu seguridad”. Después de un tiempo se hartaron de nosotros y se meten de nuevo a los arbustos. Weking les grita por ultima vez,” Che, nos podemos quedar o no”? Y el muchacho murmura algo que ya no podemos entender. Decidimos mudarnos. Ya es oscuro. Ojalá encontramos un lugar para acampar rápido. A lo lejos vemos una luzecita. En la sombra hay una casita blanca, una comisaría. Preguntamos si podemos pasar la noche aquí. “Los sacaron cagando”, pregunta el agente como si fuera clarividente. “Ya estamos en conflicto con ellos hace años”. Son unos pendejos. Algunos días atrás mancharon algunos cajeros automáticos con pintura en El Bolson y pusieron en todos lados propaganda Mapuche.

La confrontación todavía es notable. Hace mucho tiempo que no nos sentíamos seguros en un momento. Que no podíamos estimar la citación. Algunas semanas atrás llevamos a dos Mapuches, hermano y hermana, a Chile. Pasando San Martin de los Andes estaban esperando a que alguien los lleve hacia la frontera. Los dos se iban a un encuentro de Mapuches. Nos contaban sobre los bosques que murieron por la ceniza que escupir el volcan la ultima vez mientras pasábamos por los bosques grises. Hablaban con orgullo de como trataban de mantener la cultura Mapuche en Sudamerica. Nos contaban como hacían que sobreviva el ultimo ADN Mapuche. Sobre los colegios Mapuches, que en chile hay colegios donde enseñan en lenguaje Mapuche. El fuego Mapuche aun esta en ellos y es imposible apagarlo. Ni si quiera por una manga de boludos, alborotadores que le ponen a los indios un mal nombre. En Entre Lagos en Chile nos despedimos con un gran abraso. Hermano y hermana desaparecieron en la noche mientras nosotros fuimos en búsqueda de un lugar donde pasar la noche. El dia siguiente cruzamos la frontera a la Argentina otra vez. Tres mesen marca el sello de nuevo en nuestro pasaporte. Estamos oficialmente en la final.




La caridad To Walk Again
0
1
9
0
3
0
Quiero patrocinar
Let's connect Via PanAm Facebook Via PanAm Instagram Via PanAm Youtube Via PanAm Strava
Actualmente estamos en:
Ushuaia, AR (0 KM)